viernes, 3 de noviembre de 2017

Videojuegos vs. juegos tradicionales ¿Cuáles son las ventajas de uno con respecto al otro?


Llama mucho la atención ver como la tecnología ha impactado en nuestras vidas y cómo está cambiando las tradiciones de las generaciones anteriores. Ya no nos sorprende ver a un bebé jugando con el celular de su papá. Los niños a edades más tempranas están demandando juguetes tecnológicos; como es el caso de los videojuegos. El juego es muy importante para el niño, ya que mediante el mismo pueden estimular el desarrollo de la creatividad, las habilidades psicomotrices, del lenguaje y de la imaginación, es decir, se aprende a través del juego.
Ahora bien, hablaremos sobre de qué se tratan los juegos tradicionales y seguidamente, los videojuegos.
Los juegos tradicionales son los juegos infantiles clásicos que se realizan sin ayuda de juguetes tecnológicamente complejos, sino con el propio cuerpo o con recursos fácilmente disponibles en la naturaleza (arena, piedras, ciertos huesos como las tabas, hojas, flores, ramas, etc.) o entre objetos caseros (cuerdas, papeles, tablas, telas, hilos, botones, instrumentos reciclados). También se consideran como tradicionales los juegos que se realizan con los juguetes más antiguos o simples (muñecosbarriletespelotasbalitasdados, etc.), y los que se autoconstruyen por el niño (caballitos con el palo de una escoba, aviones o barcos de papeldisfraces rudimentarios, herramientas o armas simuladas); e incluso los juegos de mesa  (tres en rayaparchísjuego de la ocabarquitos etc.) y algunos juegos de cartas.                                                                                                                                                                     Su objetivo puede ser variable y pueden ser tanto individuales como colectivos; aunque lo más habitual es que se trate de juegos basados en la interacción entre dos o más jugadores, generalmente tienen reglas sencillas.                                                                               Los juegos que implican actividad física casi siempre son ejecutados al aire libre, implican alguna forma de expresión corporal y tienden a servirse de habilidades motrices básicas como saltar, correr o caminar, entre otros. Son también llamados juegos motrices.
Los videojuegos recrean entornos y situaciones virtuales en los que el videojugador puede controlar a uno o varios personajes (o cualquier otro elemento de dicho entorno), para conseguir uno o varios objetivos por medio de reglas determinadas.                                                                                                                                                            Se interactúa mediante la visualización del videojuego a través de un dispositivo de salida de vídeo como podría ser un televisor, un monitor o un proyector, y en los que el programa va grabado en cartuchosdiscos ópticosdiscos magnéticostarjetas de memoria especiales para videojuegos, o en línea. Algunos son de bolsillo.                          Existen varias formas para interactuar con un videojuego, aunque siempre es necesario un dispositivo externo, aunque esto no es del todo correcto, ya que existen consolas portátiles, que permiten jugar mediante su pantalla táctil.                                                   El juego se realiza entre una persona y la máquina, entre dos o más personas en la misma consola, a través de una red LAN que es la interconexión de varias computadora,s o en línea vía Internet y pueden competir con la máquina, contra la máquina o entre sí.
Dentro de estas dos clases de diversión, podemos distinguir que, en el caso de un videojuego, el niño debe escoger entre una serie de respuestas y acciones preestablecidas, cerradas. La imaginación del niño es estimulada, sí, pero su creatividad se reduce al descubrimiento de las relaciones causales que existen entre las posibilidades que ofrece el juego.                                                                                                              Por el contrario, el juguete tradicional, una muñeca de peluche, una caja de plastilinas, ofrece más preguntas que respuestas. La imaginación y la creatividad del niño tienen que completar todas las soluciones que no ofrece el juguete, por ejemplo, ¿dónde vivirá la muñeca?, ¿cómo se llamará?, ¿le gustará tomar el té?, ¿se llevará bien con el osito?
Ahora, ¿en qué se benefician?
Los juegos de video enseñan y mejoran habilidades físicas y mentales.                           
Mejoran las habilidades físicas y mentales : se mejora la atención visual y se es más eficiente cuando se tienen varias tareas.                                                                                           
Tienen utilidades terapéuticas: Los videojuegos se pueden aprovechar para personas con problemas físicos y mentales. Por ejemplo: para quienes tienen problemas de movilidad en los brazos o que les cuesta relacionarse (quienes sufren autismo).                                                                                                                                                             
Son medios didácticos y emocionales: Los videojuegos pueden ser un medio de aprendizaje en tanto son lúdicos y distintos respecto a otros formatos más tradicionales
Sirven para motivar a los niños y jóvenes, sobre todo si tienen dificultades de atención.                                                                                                                   
Estimulan la coordinación psicomotora del niño, sus estrategias para la resolución de problemas bajo determinadas condiciones, la capacidad para perseverar en una tarea. Además, le aportan algunas experiencias que no pueden vivir a través de los juegos tradicionales, incluso existen juegos específicos para tratar algunas discapacidades o problemas de aprendizaje.
Los juegos tradicionales preparan a los niños para sus futuras labores cotidianas. Las rondas, trabalenguas y otros juegos ayudan a los niños a prepararse en el desarrollo del lenguaje, conciencia fonólogica y semántica, expresión oral. 
Desarrollan la percepción y discriminación auditiva, fortalecen la atención concentración y por ende la memoria.                                                                                                                                                                           
El juego estimula el desarrollo  infantil en todas las áreas, tales como: motora gruesa, motora fina, lenguaje, cognitiva, socioafectiva y hábitos.                                                                        
Por medio del juego estimulamos el aprendizaje. Beneficia el crecimiento físico y la coordinación.                                                                                                                                                                                          
El juego al aire libre desarrolla la mente infantil, abren la puerta a la imaginación. Enseñan a los niños a colaborar y a cooperar.                                                                                          
Los juegos fomentan la seguridad en sí mismo de los niños y hacen que se desenvuelvan con más facilidad con los demás. Tienen que fiarse de los demás compañeros y el vínculo de confianza les crea una seguridad en sí mismo.
Los videojuegos pueden ser un recurso para entretenerse y aprender distintas habilidades y conceptos, siempre que se usen de una manera adecuada. Alejar a los niños de las pantallas puede ser contraproducente y limitaríamos un espacio cultural emergente, ya que la tecnología ha avanzado y no se puede negar una realidad ya instalada en la sociedad actual, y es en éste espacio donde los niños van a desenvolverse durante toda su vida, del mismo modo que lo utilizan actualmente los adultos.
Los juegos didácticos favorecen el intercambio activo con otros, estimulan el desarrollo de habilidades interpersonales y sociales. Enseñan a los niños a ganar y perder, a respetar turnos y normas y a considerar las opiniones o acciones de los compañeros de juego, favoreciendo el desarrollo de la responsabilidad, el descubrimiento de las normas sociales y el respeto por el punto de vista del otro. Si bien algunos juegos electrónicos también permiten la participación en conjunto, el tipo de interacción que proponen es virtual y no cara a cara.

Es necesario que los niños no solo se diviertan con los videojuegos, ya que también es cierto que vuelve a los niños demasiado competitivos e individualistas, sino que desempeñen actividades fuera de éste espacio, al aire libre, ya son importantes para poder estimular la sociabilidad, la capacidad de entender las distintas normas y reglas que se imponen por otros, compartir, además de estimular la imaginación y aprender a divertirse sin la necesidad de contar con elementos auxiliares como en este caso los videojuegos que la tecnología nos brinda.



                                                                                                                               Escobar,Ana Paula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario